Tailandia (Día 5). Chiang Mai. Doi Suthep.

ÍNDICE VIAJE

FICHA

FICHA

DÍA 1Llegada a Bangkok.
DÍA 2Templos de Bangkok.
DÍA 3Wat Pho. Gran Palacio. Chinatown.
DÍA 4Ayutthaya.
DÍA 5Chiang Mai. Doi Suthep.
DÍA 6Montañas de Chiang Mai.
DÍA 7Chiang Mai.
DÍA 8Hacia Koh Samui.
DÍA 9Lamai. Chaweng.
DÍA 10Chaweng.
DÍA 11Koh Samui. Hacia Bangkok. Mercado de Patpong.
DÍA 12Parque Lumphini.

RESUMEN DEL DÍA

LO MEJORLO PEOR
Pasear por las calles y templos de Chiang Mai al atardecer.Incluso el norte de Tailandia está masificado de turistas. Parece imposible encontrar un lugar virgen en este país.

DIARIO

Llegamos a Chiang Mai hacia la 1 o 2 de la madrugada. Negociamos con un tuktuk para que nos lleve al hotel que tenemos reservado para la noche siguiente, por si tienen habitación disponible también para hoy. Bingo. El hotel es el SK House 2 (ojo, que hay dos SK). Totalmente recomendable, tanto por la decoración muy thai, como por el personal muy amable y la comida del restaurante buenísima.

TAI-352

Por la mañana nos levantamos y nos dirigimos a la zona de los Songthaews, unas furgos pick up con techo que hacen de autobús y con las que puedes subir al Wat Phrathat Doi Suthep, el templo más conocido de la ciudad situado a las afueras de Chiang Mai en lo alto del monte Doi Suthep. Es uno de los templos más sagrados del norte del país y recibe muchos peregrinos que acuden a hacer méritos a la reliquia budista consagrada en su pintoresca chedi dorada. Fue fundado en 1383 y cuenta la leyenda que un monje de Sukhotai que estaba de visita aconsejó al rey Lanna que llevara el gemelo de una reliquia milagrosa hasta la montaña y fundara allí un templo. La reliquia la cargó a lomos de un elefante blanco para que fuera el animal quien escogiera el lugar más propicio. El elefante cayó fulminado en un punto del Doi Suthep, 13 km al oeste de Chiang Mai, y allí mismo se levantó el templo.

Tras unos 15 minutos subiendo por una empinada carretera con la furgo cargada de guiris a todas revoluciones llegamos al templo. Subimos la famosa escalera que asciende al Wat Phrathat Doi Suthep, una extenuante escalera de 306 peldaños. Al entrar al recinto nos damos cuenta que la excursión ha valido la pena. Chedis, imágenes, espacios para rezar y hacer ofrendas… si Tailandia es el país del color dorado este templo da la sensación que aún lo es más.

TAI-362 TAI-369

TAI-371 TAI-372

Tras la visita de unos 30 minutos nos dirigimos al Songthaew que nos está esperando (hemos pactado precio para ida y vuelta) y bajamos a Chiang Mai acompañados de dos jóvenes monjes budistas que recogemos por el camino. Por la tarde nos espera una visita a la pequeña ciudad (se llega andando a todas partes) y a algunos de sus principales templos.

Comemos primero en un restaurante (de lo mejorcito del viaje hasta el momento, por delante incluso del Mercado Flotante y los noodles de Khao San Road) y visitamos el Wat Chiang Man, que está al lado de nuestro hotel. Perfecto para pasear por sus tranquilos jardines y con varios templos para visitar con bonitas imágenes de Buda.

TAI-392 TAI-394 TAI-396 TAI-404 TAI-406 TAI-407

Luego nos acercamos al Wat Chedi Luang. Situado en una tranquila plaza apartada de las vías principales de la ciudad destaca por su impresionante tamaño. Se construyó en 1441 y está medio derruido, algunos dicen que por un terremoto del s. XVI y otros por los cañonazos del rey Taksin durante la reconquista de la ciudad en 1775. El famoso Buda Esmeralda de Bangkok descansaba aquí en 1475.

TAI-409

A su lado se encuentra el Wat Phan Tao. El interior, con unas imponentes columnas alineadas a cada lado a lo largo de la estancia, combina dorados, como no podía ser de otra manera, con negros, granates, naranjas, y con unas originales bandas colgadas del techo apenas unos centímetros por encima de nuestras cabezas. Descansan aquí muchos tesoros de la ciudad: mosaicos, piezas de cerámica, budas antiguos de madera dorada, etc.

Tras relajarnos en la plaza anteriormente mencionada, frente al Wat Chedi Luang, chafardeando a los monjes budistas que merodean por la zona (hay una especie de escuela en la misma plaza), se hace de noche y nos dirigimos hacia el Saturday Market, el tan recomendado mercado (junto al mercado de los domingos) de Chiang Mai. Merece muchísimo la pena y es allí donde hacemos nuestras primeras compras del viaje. Muy originales son las camisetas con estampados de Chiang Mai. Puedes encontrar productos locales como pañuelos de algodón, sandalias de cuero, tallas de madera y muchos artículos hippies. Para cenar hay un atestado y minúsculo descampado que da a la calle principal del mercado con puestos de comida de todo tipo.

TAI2-002

TAI2-007

De vuelta al hotel pasamos por la zona para extranjeros, con pubs y pequeñas discotecas con la música a todo trapo. Nos tomamos un mojito y a dormir.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios