Marruecos (Día 6). Hacia Marrakech. Ouarzazate.

ÍNDICE VIAJE

FICHAFICHA
DÍA 1 DÍA 1: Medina de Marrakech.
DÍA 2 DÍA 2: Medina de Marrakech.
DÍA 3 DÍA 3: Essaouira.
DÍA 4 DÍA 4: Essaouira.
DÍA 5 DÍA 5: Hacia el desierto de Zagora. Ait Ben Haddou.
DÍA 6 DÍA 6: Hacia Marrakech. Ouarzazate.
DÍA 7 DÍA 7: Medina de Fez.
DÍA 8 y DÍA 9 DÍA 8 y DÍA 9: Medina de Fez.

RESUMEN DEL DÍA

LO MEJORLO PEOR
Volver a perdernos todos los rincones, oasis, pueblos y kasbahs, que se esconden en el Atlas. Futuro viaje pendiente.

DIARIO

Nos despertamos muy pronto. El desayuno ya está listo y un camello que anda suelto por la zona de nuestras tiendas y se pasea literalmente entre nosotros lo debe saber. Recogemos y volvemos a hacer el mismo camino de vuelta en camello. Y Carlo otra vez a pie. Para la vuelta en el minibus vamos concienciados. Cuando contratamos la excursión no sabíamos que habían tantas horas de trayecto. Esto no quiere decir que no valga la pena, porque como ya he dicho, he vivido momentos mágicos, divertidos y únicos.

M2011_001-540 M2011_001-541 M2011_001-542 M2011_001-543

M2011_001.8-3

La vuelta discurre por las mismas carreteras que la ida. La diferencia son las paradas. La única parada igual que en la ida es la de la gasolinera en la que teníamos un oasis y un poblado de barro entre las palmeras enfrente. Otras paradas breves son en un pequeño pueblo solitario de viviendas normales y en una pequeña área de servicio después. Y entre medio la visita a Ouarzazate.

La primera parada en Ouarzazate es en la Kasbah de Taourirt. La Kasbah, que fue la residencia de uno de los gobernadores más poderosos de la región, es una compleja superposición de muros y torres almenadas de manera que forman una verdadera fortificación. A primera vista me parece del mismo tipo de arquitectura y materiales que el Ksar de Ait Ben Haddou. Se considera una de las kasbahs más bonitas de Marruecos. Y no me extraña. Carlo y Jose no se animan a pagar la entrada y visitarla por dentro. Yo sí. Durante media hora recorro sus pasillos y sus habitaciones. Formas y colores de ventanas, azulejos en paredes y en techos, puertas… todo merece mi atención. La decoración rinde homenaje tanto a los símbolos del islam como los del judaísmo, pues ésta fue una de las comunidades más prósperas de la región. La sala principal goza de iluminación natural gracias a un tragaluz. Una de las habitaciones más bonitas es la de la esposa favorita, con un gran balcón sobre el patio y decorada con citas del Corán. El conjunto es hermoso.

M2011_001-588

M2011_001-581 M2011_001-579 M2011_001-596 M2011_001-604 M2011_001-605 M2011_001-622

Salgo de la kasbah y me reúno con el grupo para comer en un restaurante frente a la fortaleza. Comemos, volvemos a meternos otra vez en el minibus (empiezo a odiarlo con todas mis ganas) y apenas unos minutos después hacemos parada en los estudios de cine desde donde se han grabado películas como Lawrence de Arabia (1962), La Guerra de las Galaxias (1977) o Gladiator (2000), entre otras. El conductor del minibus nos pregunta si queremos entrar. La entrada cuesta unos 5 euros al cambio. Todos los turistas nos miramos y a nadie le apetece. Perfecto, un estudio de cine no me parece una atracción a la altura de un país tan genuino como Marruecos. Además el ánimo de despedida se ha apoderado de todos nosotros, se percibe en el ambiente. Esto llega a su fin.

M2011_001-633

Tras otras tantas horas en el minibus llegamos a Marrakech. Volvemos al mismo hotel en el que pasamos la noche tras volver de Essaouira y antes de partir a Zagora. Tenemos que descansar, mañana toca otro fatigoso trayecto a nuestro último destino: Fez.

M2011_001-647 M2011_001-658 M2011_001-659

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios