Escocia (Ficha)

ESCOCIA, PAISAJES REMOTOS Y CASTILLOS ENCANTADOS

26/06/18 – 11/07/18 (16 DÍAS)

ÍNDICE VIAJE

FICHAFICHA
DÍA 1 y 2Edimburgo. Culross.
DÍA 3St Andrews. Castillo de Glamis.
DÍA 4Castillo de Dunnotar. Dunkeld. Bosque The Hermitage.
DÍA 5Pitlochry. Castillo de Blair. Carretera A9. Castillo Urquhart.
DÍA 6Castillo Eilean Donan. Portree. Old Man of Storr.
DÍA 7Picos Quiraing. Castillo Duntulm. Montículos Fairy Glen. Dunvegan.
DÍA 8Playa de coral. Castillo de Dunvegan. Neist Point.
DÍA 9Carretera B8007. Tobermory.
DÍA 10Playa de Calgary. Carretera B8073. Cascada Eas Fors.
DÍA 11Rodeando el Ben More. Castillo Duart. Oban.
DÍA 12Oban. Castillo Stalker. Valle Glen Coe. Valle Glen Etive.
DÍA 13Valle Glen Coe. Killin. Balquhidder.
DÍA 14Stirling. Castillo de Stirling. Capilla Rosslyn.
DÍA 15 y 16Edimburgo.

POR QUÉ ESCOCIA

Escocia ofrece dos facetas que se fusionan a la perfección. La primera son sus antiguos castillos o iglesias, haciendo guardia frente a brumosos lagos o frente al imponente Océano Atlántico. En unos casos ruinas que irradian la grandeza de otros tiempos, y en otros, espectaculares interiores, expuestos tal y como quedaron en la historia: una interminable mesa rectangular de madera maciza, grandes platos de cerámica, la brillante cubertería de plata, los manteles con sus bordados, enormes tapices en las paredes, los escudos de armas y animales disecados decorando las paredes o el veterano mobiliario. Te sumerge en otra época. A los vestigios de la historia escocesa les acompañan las leyendas de misterios y encantamientos, de criaturas místicas, de hadas y fantasmas, leyendas heredadas de la tradición celta.

La segunda faceta es una naturaleza fascinante. La mayor parte del país presenta el típico paisaje de bosque centroeuropeo, con altísimos y tupidos árboles bajo los cuales desaparece el sol. Es bonito, sí, más aún con la suma de los castillos y pueblecitos que te encuentran por el camino. Pero si has viajado por Europa no te impactará. Por su parte, la zona norte y oeste es otra cosa. Los bastos e inabarcables paisajes se pierden a la vista, sin árboles ni bosques que los perturben, sólo alguna desperdigada granja hasta que a lo lejos, en el firmamento, se aprecian sombras de lo que parecen montañas muy remotas. El paisaje está pintado de un intenso color verde, teñido de una tonalidad grisácea, que dista mucho de las praderas de las zonas lluviosas de la Europa continental. En Escocia no crecen las mismas plantas y especies herbáceas debido al frío glaciar, que hiela el subsuelo impidiendo así que los árboles y arbustos obtengan nutrientes y agua y puedan crecer. Aquí lo que se encuentra es una concentración de musgos, de hongos, de algas y algunas pequeñas plantas con flores, que al pisar este suelo hunden tu pie sobre una masa húmeda y blanda. Es un paisaje parecido a lo que encontramos en nuestro anterior viaje a Islandia, un paisaje propio de las zonas cercanas al ártico y que se conoce como tundra. Éste, para nosotros, sí es un paisaje evocador.

Todo ello sumado a la educación de sus gentes hace de Escocia un destino muy recomendable y deja en meras anécdotas las contras de este destino, como el horroroso tiempo que milagrosamente no llegamos a conocer o la infame gastronomía del Reino Unido.

QUÉ VER. QUÉ HACER. QUÉ NO PUDIMOS VER. QUÉ NO PUDIMOS HACER.

Número de destinos: 15 días completos y un bebé de 6 meses a bordo permiten la visita de la capital (Edimburgo, 3 días aprox.), la isla principal (6 días aprox.) y un par de islas (6 días aprox.). El tiempo medio de carretera por día que estipulamos fue de 2 horas, a partir de las estimaciones de Google Maps, sabiendo que éstas son siempre, para el caso de Escocia, demasiado optimistas. El mal estado de las carreteras, las cuales normalmente son de un sólo carril para los dos sentidos de la circulación y con apeaderos para dejar o que te dejen pasar, impide apretar más la planificación.

Elección de los destinos: Sabiendo que la visita de Edimburgo requiere dos o tres días, que en nuestro caso repartimos entre el principio y el final del viaje, y que recorrer la isla principal de Escocia nos supondría unos 6 días, la principal dificultad fue la elección de las islas. Sabíamos que Skye es imprescindible, afirmación que pudimos corroborar. Sabíamos que la ruta North Coast 500, la península situada más al norte, requiere, al menos, de 5 días completos, hecho que descartaba esta ruta y las islas situadas aún más al norte. Después de mucho leer nos decidimos por la Isla de Mull, y aunque creo que acertamos, no lo sabremos hasta que no visitemos nuestros descartes: Isla de Arran, Isla de Jura, Isla de Islay y las Hébridas Exteriores.

Qué no pudimos ver: Dunfermline, St Monans, Crail, Isla de May, Cascadas Bruar, Inverness, Fort Augustus, Montañas de Torridon, Ruta costera North Coast 500, Fairy Pools (Skye), lago Coruisk (Skye), Elgol (Skye), viaducto del tren de Harry Potter y monumento al alzamiento Jacobita de Glenfinnan, Commando Memorial, Arnamurchan Point, Staffa (Mull), Iona (Mull), lago Katrine, bosque Argyll, lago Lomond, Aberfoley, Inchmahone Priory, Isla de Arran, Hébridas exteriores, Islas Orcadas, Islas Shetland, visita a Mary King’s Close (Edimburgo).

Qué hacer: La aventura de recorrer el país en autocaravana: circular por las carreteras escocesas (a veces más bien caminos escoceses) por la izquierda, con el volante a la derecha y el cambio de marchas a tu izquierda.

Qué no pudimos hacer: Muchas rutas de senderismo, visitas guiadas temáticas en Edimburgo (tours por el cementerio, las criptas, misterios y asesinatos, etc.).

GASTOS DEL VIAJE

INFORMACIÓN ADICIONAL

https://www.losviajeros.com/foros.php?t=56005

https://elviajero.elpais.com/tag/escocia/a

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios