Berlín (Día 1). Iglesia-memorial Kaiser Wilhelm. Kürfurstendamm.

ÍNDICE VIAJE

FICHAFICHA
DÍA 1Iglesia-memorial Kaiser Wilhelm. Kürfurstendamm.
DÍA 2Búnker del metro. Unter den Linden. Pariser Platz. Wilhelmstrasse. Plaza Gendarmenmarkt.
DÍA 3Museo Ruso-alemán de Karlhorst. Prisión de la Stasi. Alexander Platz. Barrio de San Nicolás.
DÍA 4Sachsenhausen. Zona Tiergarten.
DÍA 5Checkpoint Charlie. Paseo por el barrio de Kreuzberg. Potsdamer Platz. Fin de Año Berlinés.
DÍA 6Muro de Berlín. Scheunenviertel. Charlottenburg.
DÍA 7Topografía del Terror. Checkpoint Charlie. Potsdam.

RESUMEN DEL DÍA

LO MEJORLO PEOR
La Iglesia-Memorial Kaiser Wilhelm iluminada de noche. Una preciosidad.

DIARIO

Por fin llegamos a Berlín. En nuestros billetes constaba como fecha de salida y llegada a la capital alemana el 26/12 pero justo cuando el avión estaba encarando la pista de despegue una avería en el motor nos devuelve a todos los pasajeros a la zona de embarque con el fin de que la compañía cambie la pieza, pieza que no llegará a tiempo, provocando la anulación del vuelo hasta el día siguiente. Como me niego a volver a casa, aunque estemos apenas a 20 minutos, que yo ya estoy de vacaciones, pasamos la noche en un hotel que la compañía Easyjet pone a nuestra disposición totalmente gratis cerca del mismo aeropuerto.

Con la pena de haber perdido un día para dedicar a Berlín y habiendo tachado algunas visitas de la lista en el mismo vuelo llegamos a la ciudad, tomamos un par de metros tras pelearnos con la máquina de venta de billetes y nos presentamos en el distrito de Kürfurstendamm, donde se ubica nuestro hotel. Son ya las 22h. Teniendo en cuenta que en Berlín se hace de noche sobre las 16h apenas hay un alma por la calle. Desde la estación cogemos una calle en línea recta y cuando el instinto nos dice que ya estamos cerca del hotel nos topamos con una de las iglesias más bonitas que he tenido el placer de contemplar y que captará nuestra atención en otros momentos del viaje: la Iglesia-Memorial Kaiser Wilhelm.

B_2009_10-35 (2)

La iglesia fue construida en 1895 y destruida en los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial en 1943. Creo recordar que alberga un memorial en su interior pero no entraremos nunca para comprobarlo. Después de la guerra se retiraron las ruinas, conservando tan sólo la gigantesca torre frontal. A su lado hay dos edificios construidos tras la guerra, uno más chato que alberga el altar mayor y otro en forma de torre, el nuevo campanario, que se alza sobre el emplazamiento de la antigua nave principal de la iglesia. Ambos edificios destacan porque están construidos en hormigón armado y vidrio azul, por lo que el conjunto iluminado en amarillos, lilas y azules con el negro contraste de la noche forman una de las imágenes más lindas de la capital germana.

Subimos al hotel y al correr las cortinas me vuelvo a encontrar la iglesia frente a mi, despampanante, con una perspectiva mucho más imponente que desde su base. Espectacular e imprescindible.

Una vez hemos ojeado nuestro más que apañado apartamento decidimos dar una vuelta por la zona, el distrito de Kürfurstendamm. Pasamos por delante de la entrada con aires orientales del Jardín zoológico de Berlín, por la avenida Kurfürstendamm y otras grandes avenidas y calles aledañas. Aunque es de noche y no hay nada abierto se aprecia claramente que es sólo una importante zona comercial, así que hay pocos motivos por los que acercarse aquí excepto la iglesia y el posible aojamiento.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios